18/05/2012

Ali’s recipe for life

Muhammad Ali is a former and African American boxer, three-time world champion heavyweight, but he is much more than that.

First and foremost is a fighter —against other boxers, against the heritage of ancestors who enslaved his people (born Cassius Clay, changed his name for that reason), against the US government by refusing to go to the Vietnam War or against his final Alzheimer— and an exceptionally brave and consistent figure that has influenced society as few characters of the twentieth century. Thanks to him, among others, many Americans of African descent learned to relate better to their origins.

Famous also for its ingenious humorous sentences, some even see him as a forerunner of rap. In this video, answering an interviewer’s question, explains his recipe for life:

—4 cups of love
—1 table spoon of patience
—1 tea spoon of generosity
—1 pint of kindness
—1 quarter of laugh to
—1 pinch of concern
Mix all with purpose, happiness and lots of faith, then stir it up and spreading it during a lifetime.

Related posts
901
1
array(2) { [0]=> int(901) [1]=> int(1) }
array(4) { [0]=> object(WP_Post)#1748 (24) { ["ID"]=> int(2489) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2012-06-11 00:05:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2012-06-10 22:05:20" ["post_content"]=> string(7014) "Además de ser un prestigioso director de cine estadounidense, David Lynch lleva más de 30 años practicando meditación trascendental y en 2005 fundó la David Lynch Foundation, una organización que promueve la educación basada en la conciencia como camino para conseguir la paz mundial. En el vídeo nos habla de esa técnica aplicada a la creatividad, y en su carta de presentación de la Fundación nos cuenta los motivos e intenciones que le llevaron a fundarla: 'En este mundo actual en el que vivimos, de temor e incertidumbre, cada niño debe tener un período de clase al día donde poder bucear dentro de sí mismo y experimentar el silencio y la felicidad de la enorme reserva de energía e inteligencia que se encuentra profundamente dentro de cada uno de nosotros. Esta es la manera de salvar a la próxima generación. Yo he sido 'buceador' dentro de mí, a través de la técnica de Meditación Trascendental, a lo largo de más de 30 años. Mi vida y mi mundo han cambiado, y yo no soy el único. Millones de personas de todas las edades, religiones y estilos de vida practican esta técnica y disfrutan de sus increíbles beneficios. Algún día, esperemos que muy pronto, el 'buceo interior' será considerado como una técnica de preparación básica para el aprendizaje y una herramienta para desarrollar el potencial creativo de la mente, y pasará a ser una parte estándar y reconocida del plan de estudios de cada escuela. Las tensiones del mundo de hoy son una enorme carga para nuestros hijos. Hay cientos de escuelas, con miles de estudiantes, que están dispuestas a aliviar el estrés y descubrir todo el potencial de cada estudiante proporcionando este tipo de educación basada en la conciencia. La Fundación fue establecida para asegurar que todo niño en los Estados Unidos que quiera aprender y practicar el programa de Meditación Trascendental pueda hacerlo. El programa de TM (Trascendental Meditation) es un programa investigado a fondo, y se practica ampliamente en el mundo para desarrollar todo el potencial creativo del cerebro y la mente, mejorar la salud, reducir el estrés y mejorar los resultados académicos. Ofrecemos becas a los estudiantes para que puedan aprender la técnica y recibir el completo programa de seguimiento de la enseñanza a lo largo de sus años de estudios, y para garantizar que reciban el máximo beneficio. También ofrecemos becas para estudiantes que quieran asistir al creciente número de escuelas y universidades fundadas bajo este enfoque. He tenido el placer de conocer a muchos estudiantes que 'bucean' en su interior y experimentan la educación basada en la conciencia. Estos estudiantes son individuos únicos. Son increíbles, autosuficientes, completamente despiertos, llenos de energía, felices, creativos, inteligentes y en definitiva poderosos seres humanos. Su experiencia es la prueba de que la educación basada en la conciencia es algo profundamente bueno para nuestras escuelas y nuestro mundo. La paz individual es la base de la paz mundial. Al ofrecer la educación basada en la conciencia a la generación venidera, podemos promover unos fundamentos sólidos para un mundo sano, armonioso y pacífico. Para ello, la Fundación también apoya la creación de Universidades de la Paz Mundial, que entrenarán a la próxima generación en una nueva profesión: la del profesional de la paz. Muchas gracias por su interés. Y, por favor, recuerde que la educación basada en la conciencia no es un lujo. Para nuestros hijos, que están creciendo en una estresante y aterradora crisis mundial, es una necesidad.'In addition to being a prestigious American filmmaker, David Lynch has over 30 years of practicing Transcendental Meditation and in 2005 he founded the David Lynch Foundation, an organization that promotes conscious-based education as a path to achieve world peace. In this video he talks about the technique applied to creativity and in his letter of presentation of the Foundation he tells us the reasons and intentions that led him to its foundation: 'In this modern world that we live in, full of fear and uncertainty, each child should have one class period a day to dive within themselves and experience the quiet and happiness of the vast amount of energy and intelligence that is deep within each one of us. This is the way to save the new generation. Over more than 30 years, I have 'dived' within me through the Transcendental Meditation technique. Mi life and my world have changed and I am not the only one. Millions of people from all aged, religions and lifestyle practice this technique and enjoy its incredible benefits. Someday, hopefully very soon, 'inner dive' will be considered as a basic preparation technique for learning and a tool to develop the creative potential of the mind and will become a standard and recognize part of each school’s curriculum. Today world’s tensions are a huge burden to our children. There are hundreds of schools, with thousands of children, who are willing to relieve stress and discover each student’s full potential by providing this type of consciousness-based education. The Foundation was established to ensure that every child in America who wants to learn and practice Transcendental Meditation, is able to. TM’s (Transcendental Meditation) Program has been thoroughly researched, and it is widely practiced throughout the World to develop all the full creative potential of the brain and mind, improve health, reduce stress and improve academic outcomes. We offer grants to students so they can learn the technique and receive full monitoring program throughout their school years, and to ensure they receive the maximum benefit. We also offer grants to students willing to attend the growing number of schools and universities founded under this approach. I’ve had the pleasure to meet many students that 'dive' within them and experience consciousness-based education. These students are unique individuals. They are amazing, self-sufficient, fully awake, full of energy, happy, creative, intelligent and ultimately humans. Their experience is the proof that consciousness-based education is deeply good for our schools and our world. Individual peace is the foundation for world peace. By offering the next generation a consciousness-based education, we can promote a solid foundation for a healthy, harmonic and pacific world. To this end, the Foundation also supports the establishment of Universities of World Peace, which will train the next generation in a new profession: peace professional. Thank you very much for your interest. And, please, remember that consciousness-based education is not a luxury. For our kids, who are growing up in a stressful and frightening global crisis, is a necessity.' " ["post_title"]=> string(110) "30 años de meditación trascendental30 years of transcendental meditation" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "30-years-of-transcendental-meditation" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2020-03-09 16:24:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2020-03-09 15:24:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=2489" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "5" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#1734 (24) { ["ID"]=> int(5842) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2014-04-14 00:01:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2014-04-13 22:01:33" ["post_content"]=> string(3851) "El escritor, ensayista, profesor, filósofo, biólogo y genetista francés Albert Jacquard comparte en esta entrevista unas interesantes y reveladoras reflexiones sobre el trabajo. Nacido en el seno de una familia católica conservadora, hijo del director del Banco de Francia Francois Jacquard y de Marie-Louise Fourgeot, en 1934 el automóvil en el que viaja sufre un accidente en el que fallecen su hermano menor y sus abuelos paternos, y él queda desfigurado. En 1943 obtiene los bachilleratos en matemática y filosofía, y en 1948 se gradúa en ingeniería de fábricas públicas en la Escuela Politécnica Francesa y se integra en el Instituto Francés de Estadística. En 1951 se incorpora al monopolio SEITA como ingeniero de organización y de método y más tarde trabaja como investigador en el Tribunal de Cuentas francés y como alto ejecutivo en el ministerio de salud. En 1966 se traslada a Estados Unidos para estudiar genética de población en la Universidad de Stanford y regresa a Francia para incorporarse al instituto francés para estudios demográficos, como responsable del departamento de genética. En 1973 es nombrado experto en genética por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial. En 1973 comienza a dar clases en la Universidad de Ginebra, Suiza (1973—1976) y tiempo después en la Universidad Pierre y Marie Curie de París (1978—1990) y en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica (1979—1981). Su obra le valió el reconocimiento nacional, siendo nombrado Oficial de la Legión de Honor y Comandante de la Orden Nacional del Mérito (1980), además de recibir el Premio de Ciencia de la Fundación Francia el mismo año. Entre sus obras destacan 'Yo acuso a la economía triunfante' (1996), 'Pequeña filosofía para no filósofos' (1997) y 'Mi utopía' (2006).The French writer, essayist, teacher, philosopher, biologist and geneticist Albert Jacquard shares on this interview some interesting and revealing reflections on work. Born into a conservative Catholic family, son of the director of the Bank of France Francois Jacquard and Marie-Louise Fourgeot, in 1934 he suffers a car accident in which his younger brother and his paternal grandparents die, and he is disfigured. In 1943 obtained the bachelor in mathematics and philosophy, and in 1948 he graduated in public factories engineering in the French Polytechnique School and becomes part of the French Institute of Statistics. In 1951 is incorporated to the monopoly Seita as an engineer on organization and method and later worked as a researcher at the French Court of Auditors and as a senior executive in the health ministry. In 1966 he moved to the United States to study population genetics at Stanford University and returned to France to join the French Institute for Demographic Studies, as head of the department of genetics. In 1973 he was appointed geneticist by the World Health Organization (WHO), the agency of the United Nations (UN) specialized in managing policies for prevention, promotion and intervention in health worldwide. In 1973 he began teaching at the University of Geneva, Switzerland (1973—1976) and then at the Pierre and Marie Curie University in Paris (1978—1990) and at the Catholic University of Leuven, Belgium (1979—1981). His work earned him national recognition, being named Officer of the Legion of Honor and Commander of the National Order of Merit (1980), and received the Science Award of the Foundation France the same year. His works include 'I accuse the triumphant economy' (1996), 'Small philosophy for non philosophers' (1997) and 'My utopia' (2006)." ["post_title"]=> string(83) "Reflexiones sobre el trabajoReflections on work" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "reflections-on-work" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2020-02-19 00:11:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2020-02-18 23:11:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=5842" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [2]=> object(WP_Post)#1750 (24) { ["ID"]=> int(812) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2012-05-18 00:19:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2012-05-17 22:19:04" ["post_content"]=> string(1403) "Bertrand Russell fue un filósofo, matemático y escritor británico galardonado con el Premio Nobel de Literatura y reconocido por su influencia en la filosofía analítica, por sus trabajos matemáticos y por su activismo social. A la pregunta de qué les contaría a nuestros descendientes de dentro de cien años sobre las cuestiones que ha aprendido a lo largo de su vida, Russell da dos respuestas: una intelectual y otra moral. La intelectual aboga por la objetividad en los análisis, y la moral incluye la frase 'El amor es sabio, el odio es estúpido', que lo dice todo para quien quiera entenderlo.Bertrand Russell was a British philosopher, mathematician and writer, winner of a Nobel Prize in Literature and well known for his influence in analytical philosophy, his mathematics studies and his social activism. When asked what he will tell, in a hundred years time, to our descendants about what he has learned throughout his life, Russell gives two answers: an intellectual one and a moral one. The intellectual pleads for objectivity in analysis and the moral one includes the sentence 'Love is wise, hate is foolish' which tells everything in itself to whom is willing to understand it. " ["post_title"]=> string(103) "El amor es sabio, el odio es estúpidoLove is wise, hate is foolish" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "love-is-wise-hate-is-foolish" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2014-07-13 14:40:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2014-07-13 12:40:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(30) "http://what.dealfil.com/?p=727" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "2" ["filter"]=> string(3) "raw" } [3]=> object(WP_Post)#1883 (24) { ["ID"]=> int(9555) ["post_author"]=> string(4) "2056" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-05 02:21:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 00:21:57" ["post_content"]=> string(26217) "

Fue Cicerón quien dijo que vivir sin amigos no es vivir y es que da igual las riquezas o el poder que poseamos, lo guapos que seamos; todos, si algo necesitamos en nuestra vida son los amigos. O dicho quizás de otro modo, sin amigos ¿quién querría vivir?

Aristóteles dedica los libros VIII y IX de su 'Ética a Nicómaco' a estudiar de forma profunda la amistad y es él quien establece de entrada dos tipos de amistades, la perfecta y la imperfecta, que se han impuesto en el pensamiento universal sin apenas réplicas.

Keith (desenfocado) y Mick (enfocado) en Nueva York en 1978 —Imagen Michael Putland

Una amistad imperfecta es aquella que se mueve por el interés o por el placer, según el filósofo griego. Y es imperfecta precisamente porque depende de algún elemento exterior a la relación para tener éxito. Distinguía entre la imperfecta por utilidad y por placer.

Pensemos un poco más en concreto en este tipo de relación imperfecta por utilidad. Necesita de beneficio, de provecho individual, algo muy alejado de lo que normalmente entendemos por amistad verdadera. Si existe un interés ajeno al del propio amigo, este, ¿no se está convirtiendo en un medio en sí mismo para que nosotros alcancemos un fin?. '[…] los que quieren por interés no se quieren por sí mismos, sino en la medida en que pueden obtener algún bien unos de otros' escribe Aristóteles.

Existe otro tipo de amistad imperfecta basada en el placer. Se trata esta de una amistad no necesariamente basada en el egoísmo, sino en la analogía, el placer de hacer algo en común, por gustos y favores mutuos. Este tipo de amistad la encontramos en la juventud. ¿Quién no recuerda ese amigo o amiga con el que salíamos de marcha cada sábado, al que le confiábamos todos nuestros secretos durante una noche de excesos? Esa intensidad, esa confianza ciega, ese gozo continuo se daba principalmente en la adolescencia y la juventud, momento en el que éramos capaces de sentir conexión cósmica con las personas. Estas amistades basadas en el placer acababan tan rápidamente como cambiaban nuestros gustos, cuando dejábamos de sentirnos cercanos en nuestros contentamientos con la otra persona.

Para el discípulo de Platón, la amistad perfecta no estaba basada en el interés o la utilidad, sino que se trata de una virtud unida a la felicidad de vivir en comunidad. Vivir en comunidad requiere convivencia y la convivencia sin amistad no puede ser plena. Por lo tanto, un hombre sin amistades no puede ser feliz. Aristóteles utiliza el término virtud como una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por defecto y el otro por exceso. La virtud tiene una proveniencia intelectual que une el conocimiento y la acción.

Según Aristóteles uno no puede tener un amigo del que no se fía, y confianza viene del latín fides, que significa ‘fe’ —Imagen busto de Aristóteles en el Palazzo Altemps de Roma

Ya hemos hecho el repaso de los tres tipos de amistad según Aristóteles, pero, ¿hemos de quedarnos en la categorización de la amistad o lo que en realidad más puede interesarnos es saber qué criterios hemos de seguir para definir a alguien como amigo? Particularmente, te confesaré, lector, que esta que escribe está más interesada en lo segundo y trataré de explicarme. Cualquier tipo de amistad nos sirve en un momento u otro como refugio para el alma. Puede ser que se trate de puro interés, de gustos comunes o que nos guíe el amor puro, pero, ¿cuándo alguien es un amigo y cuándo no pasa de conocido?

Me gustaría en este punto contraponer dos pensamientos, uno del mundo antiguo, masculino, sistemático, el de Aristóteles, con otro del siglo XX, femenino y de formación marxista: Simone Weil. Dos figuras máximas —recomiendo mucho la lectura de los ensayos de la filósofa francesa— que, analizando un concepto universal, entran en conflicto intelectual, a veces con pensamientos completamente opuestos. Dos expertos en la amistad que nos harán pensar, dudar y desarrollar conceptos más elaborados en nuestras cabecitas dormidas del siglo XXI.

‘Cuando el afecto de un ser humano hacia otro está constituido únicamente sobre la necesidad es atroz. Pocas cosas existen que adquieran ese grado de fealdad y de horror’ (Simone Weil) —Imagen Autor Desconocido

Hay tres criterios que han de darse según Aristóteles para poder hablar de amistad. El primero de ellos es el del tiempo. La amistad requiere de tiempo porque está basada en la confianza mutua y a su vez, la confianza pide tiempo, porque es precisamente el tiempo el factor que me va a determinar quién es de fiar y quién me va a traicionar. Uno no puede tener un amigo del que no se fía. Confianza, no lo olvidemos, viene del latín fides, que significa ‘fe’.

Simone Weil no ve el tiempo como un factor determinante; es más, cree que el tiempo no es ningún factor a tener en cuenta en absoluto cuando hablamos de amistad. Uno puede ser amigo de alguien durante 5 minutos. Y si no, que nos lo pregunten a las que hemos hecho cola en el baño de una discoteca a las 3 de la madrugada —cuando esas horas eran todavía posibles— y el tipo de confesiones que nos hemos hecho con ‘amigas’ a las que no hemos vuelto a ver. 'La amistad es el milagro en el que un ser humano acepta mirar con distancia y sin acercamiento alguno al ser que le es necesario como alimento' decía la parisina Weil.

Si Aristóteles hablaba de tiempo y no habría entendido el concepto de amistad de un solo día, Weil pone el acento en la intensidad. La amistad no se define por la duración sino por el ardor con el que se vive una relación. Para ella, la amistad es cualitativa y no cuantitativa y no requiere de la presencia continuada en el tiempo. Más bien al contrario, lo que le da valor a la amistad es su ausencia. Será a través de la ausencia como podamos sentirnos más unidos a alguien. ¿Conocéis la sensación de volver a hablar con un amigo de la infancia después de muchos años y tener la sensación de que no ha pasado el tiempo? ¿Y esa tan terrible de no interesarte nada lo que te cuente alguien a quien ves frecuentemente y a quien consideras tu amigo? Quizá es buen momento para plantearnos que hay muchos modelos de amistad que no tienen por qué ser incompatibles. Qué sé yo.

¿Es la amistad un tipo de amor? —Imagen A&

Pasemos a un segundo criterio que le sirve a Aristóteles para definir la amistad: la reciprocidad. 'Soy amigo de quien es mi amigo' y a este amigo mío le voy a dar todo lo que soy sin esperar nada a cambio, porque si estuviera esperando algo a cambio, no hablaríamos de amistad sino de transacción.

Pero, ¿cómo medimos la reciprocidad sin entrar en las compensaciones? Hemos quedado en que la amistad se aleja de los tratos comerciales en su lógica. Ahí es precisamente donde Simone Weil vuelve a objetar el argumento del filósofo de Estagira. La amistad ha de ser la entrega incondicional de uno, sin ningún porqué. De hecho, para Weil, la amistad no tiene nada que ver con una elección ni con la voluntad. No somos nosotros los que elegimos a nuestros amigos sino que es la propia amistad la que elige. La amistad es un acontecimiento, algo que nos pasa, queramos o no y tiene el poder de comenzar antes de que nos demos cuenta. Decimos que alguien es nuestro amigo cuando esa amistad ya está manifiesta dentro de nosotros.

Es de suponer que Jesús invitase a sus amigos a su última cena, pero ¿fueron sus discípulos y sus amigos las mismas personas? —Imagen Leonardo Da Vinci, 'La última cena', 1498

El tercer y último criterio en el que chocan los argumentos entre los dos filósofos es la semejanza. Según Aristóteles es imposible ser amigo de alguien con quien no tenemos nada que ver, tiene que existir alguna afinidad. Mi amigo es mi otro yo. Pero, ¿quién se parece a quién? ¿Quién deja de ser él para ser el otro? ¿En la amistad tiene que haber alguien necesariamente sometido en algún momento?

Simone Weil es más radical con este tema. Ella dice que el amigo nunca nos va a decir lo que queremos oír. La amistad lo que hace es desencajarnos, ponernos a prueba constantemente. Para Aristóteles el amigo es el espejo en el que reconocernos y que nos vuelve mejores a ambos. Weil afirma que para que el otro continúe en posición de otredad, no puede encajar con nuestra forma de ser.

Vayamos a un ejemplo material y bastante común. Sabemos que nuestro amigo está siendo engañado por su pareja. ¿Qué hacemos, se lo decimos? Piensa en la respuesta antes de continuar leyendo. Yo no tengo la respuesta sobre cómo ha de actuar un amigo de verdad, pero sí tengo la experiencia de haber estado en ambos lados de la situación y cuando he sido la engañada he recriminado al amigo que no me lo contara, porque eso es lo que hacen los amigos, ¿no? Decirse la verdad aunque esta sea incómoda. Pero también he estado en la situación de saber de una infidelidad y no tener la certeza de que la verdad pudiera ayudar en algo. De hecho, mientras las personas pongamos por delante en nuestras relaciones emocionales a la pareja sobre la amistad, menos garantías de sinceridad habrá en la amistad.

Decía Weil que cuanto más diferente sea mi amigo, más sacará de mí esa amistad. Quizás tenga razón, pero en un mundo tan tendente al infantilismo, tan hipersensible a la crítica cuando viene del ‘contrario’ no sé si la amistad entre diferentes se está convirtiendo en algo cada vez más quimérico.

Thelma y Louise en Arkansas, haciéndose un selfie antes de que existieran —Imagen Ridley Scott, 'Thelma & Louise', 1991

Fue Cicerón quien dijo que vivir sin amigos no es vivir y es que da igual las riquezas o el poder que poseamos, lo guapos que seamos; todos, si algo necesitamos en nuestra vida son los amigos. O dicho quizás de otro modo, sin amigos ¿quién querría vivir?

Aristóteles dedica los libros VIII y IX de su 'Ética a Nicómaco' a estudiar de forma profunda la amistad y es él quien establece de entrada dos tipos de amistades, la perfecta y la imperfecta, que se han impuesto en el pensamiento universal sin apenas réplicas.

Keith (out of focus) and Mick (focused) in New York in 1978 —Image Michael Putland

Una amistad imperfecta es aquella que se mueve por el interés o por el placer, según el filósofo griego. Y es imperfecta precisamente porque depende de algún elemento exterior a la relación para tener éxito. Distinguía entre la imperfecta por utilidad y por placer.

Pensemos un poco más en concreto en este tipo de relación imperfecta por utilidad. Necesita de beneficio, de provecho individual, algo muy alejado de lo que normalmente entendemos por amistad verdadera. Si existe un interés ajeno al del propio amigo, este, ¿no se está convirtiendo en un medio en sí mismo para que nosotros alcancemos un fin?. '[…] los que quieren por interés no se quieren por sí mismos, sino en la medida en que pueden obtener algún bien unos de otros' escribe Aristóteles.

Existe otro tipo de amistad imperfecta basada en el placer. Se trata esta de una amistad no necesariamente basada en el egoísmo, sino en la analogía, el placer de hacer algo en común, por gustos y favores mutuos. Este tipo de amistad la encontramos en la juventud. ¿Quién no recuerda ese amigo o amiga con el que salíamos de marcha cada sábado, al que le confiábamos todos nuestros secretos durante una noche de excesos? Esa intensidad, esa confianza ciega, ese gozo continuo se daba principalmente en la adolescencia y la juventud, momento en el que éramos capaces de sentir conexión cósmica con las personas. Estas amistades basadas en el placer acababan tan rápidamente como cambiaban nuestros gustos, cuando dejábamos de sentirnos cercanos en nuestros contentamientos con la otra persona.

Para el discípulo de Platón, la amistad perfecta no estaba basada en el interés o la utilidad, sino que se trata de una virtud unida a la felicidad de vivir en comunidad. Vivir en comunidad requiere convivencia y la convivencia sin amistad no puede ser plena. Por lo tanto, un hombre sin amistades no puede ser feliz. Aristóteles utiliza el término virtud como una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por defecto y el otro por exceso. La virtud tiene una proveniencia intelectual que une el conocimiento y la acción.

According to Aristotle one cannot have a friend whom one does not trust, and trust comes from the Latin fides, which means 'faith' —Image bust of Aristotle in the Palazzo Altemps in Rome

Ya hemos hecho el repaso de los tres tipos de amistad según Aristóteles, pero, ¿hemos de quedarnos en la categorización de la amistad o lo que en realidad más puede interesarnos es saber qué criterios hemos de seguir para definir a alguien como amigo? Particularmente, te confesaré, lector, que esta que escribe está más interesada en lo segundo y trataré de explicarme. Cualquier tipo de amistad nos sirve en un momento u otro como refugio para el alma. Puede ser que se trate de puro interés, de gustos comunes o que nos guíe el amor puro, pero, ¿cuándo alguien es un amigo y cuándo no pasa de conocido?

Me gustaría en este punto contraponer dos pensamientos, uno del mundo antiguo, masculino, sistemático, el de Aristóteles, con otro del siglo XX, femenino y de formación marxista: Simone Weil. Dos figuras máximas —recomiendo mucho la lectura de los ensayos de la filósofa francesa— que, analizando un concepto universal, entran en conflicto intelectual, a veces con pensamientos completamente opuestos. Dos expertos en la amistad que nos harán pensar, dudar y desarrollar conceptos más elaborados en nuestras cabecitas dormidas del siglo XXI.

‘When the affection of a human being to another is made only on the need it is atrocious. Few things exist that acquire that degree of ugliness and horror' (Simone Weil) —Image Author Unknown

Hay tres criterios que han de darse según Aristóteles para poder hablar de amistad. El primero de ellos es el del tiempo. La amistad requiere de tiempo porque está basada en la confianza mutua y a su vez, la confianza pide tiempo, porque es precisamente el tiempo el factor que me va a determinar quién es de fiar y quién me va a traicionar. Uno no puede tener un amigo del que no se fía. Confianza, no lo olvidemos, viene del latín fides, que significa ‘fe’.

Simone Weil no ve el tiempo como un factor determinante; es más, cree que el tiempo no es ningún factor a tener en cuenta en absoluto cuando hablamos de amistad. Uno puede ser amigo de alguien durante 5 minutos. Y si no, que nos lo pregunten a las que hemos hecho cola en el baño de una discoteca a las 3 de la madrugada —cuando esas horas eran todavía posibles— y el tipo de confesiones que nos hemos hecho con ‘amigas’ a las que no hemos vuelto a ver. 'La amistad es el milagro en el que un ser humano acepta mirar con distancia y sin acercamiento alguno al ser que le es necesario como alimento' decía la parisina Weil.

Si Aristóteles hablaba de tiempo y no habría entendido el concepto de amistad de un solo día, Weil pone el acento en la intensidad. La amistad no se define por la duración sino por el ardor con el que se vive una relación. Para ella, la amistad es cualitativa y no cuantitativa y no requiere de la presencia continuada en el tiempo. Más bien al contrario, lo que le da valor a la amistad es su ausencia. Será a través de la ausencia como podamos sentirnos más unidos a alguien. ¿Conocéis la sensación de volver a hablar con un amigo de la infancia después de muchos años y tener la sensación de que no ha pasado el tiempo? ¿Y esa tan terrible de no interesarte nada lo que te cuente alguien a quien ves frecuentemente y a quien consideras tu amigo? Quizá es buen momento para plantearnos que hay muchos modelos de amistad que no tienen por qué ser incompatibles. Qué sé yo.

Is friendship a type of love? —Image A&

Pasemos a un segundo criterio que le sirve a Aristóteles para definir la amistad: la reciprocidad. 'Soy amigo de quien es mi amigo' y a este amigo mío le voy a dar todo lo que soy sin esperar nada a cambio, porque si estuviera esperando algo a cambio, no hablaríamos de amistad sino de transacción.

Pero, ¿cómo medimos la reciprocidad sin entrar en las compensaciones? Hemos quedado en que la amistad se aleja de los tratos comerciales en su lógica. Ahí es precisamente donde Simone Weil vuelve a objetar el argumento del filósofo de Estagira. La amistad ha de ser la entrega incondicional de uno, sin ningún porqué. De hecho, para Weil, la amistad no tiene nada que ver con una elección ni con la voluntad. No somos nosotros los que elegimos a nuestros amigos sino que es la propia amistad la que elige. La amistad es un acontecimiento, algo que nos pasa, queramos o no y tiene el poder de comenzar antes de que nos demos cuenta. Decimos que alguien es nuestro amigo cuando esa amistad ya está manifiesta dentro de nosotros.

Presumably Jesus invited his friends to his last supper, but were his disciples and his friends the same people? —Image Leonardo Da Vinci, 'The Last Supper', 1498

El tercer y último criterio en el que chocan los argumentos entre los dos filósofos es la semejanza. Según Aristóteles es imposible ser amigo de alguien con quien no tenemos nada que ver, tiene que existir alguna afinidad. Mi amigo es mi otro yo. Pero, ¿quién se parece a quién? ¿Quién deja de ser él para ser el otro? ¿En la amistad tiene que haber alguien necesariamente sometido en algún momento?

Simone Weil es más radical con este tema. Ella dice que el amigo nunca nos va a decir lo que queremos oír. La amistad lo que hace es desencajarnos, ponernos a prueba constantemente. Para Aristóteles el amigo es el espejo en el que reconocernos y que nos vuelve mejores a ambos. Weil afirma que para que el otro continúe en posición de otredad, no puede encajar con nuestra forma de ser.

Vayamos a un ejemplo material y bastante común. Sabemos que nuestro amigo está siendo engañado por su pareja. ¿Qué hacemos, se lo decimos? Piensa en la respuesta antes de continuar leyendo. Yo no tengo la respuesta sobre cómo ha de actuar un amigo de verdad, pero sí tengo la experiencia de haber estado en ambos lados de la situación y cuando he sido la engañada he recriminado al amigo que no me lo contara, porque eso es lo que hacen los amigos, ¿no? Decirse la verdad aunque esta sea incómoda. Pero también he estado en la situación de saber de una infidelidad y no tener la certeza de que la verdad pudiera ayudar en algo. De hecho, mientras las personas pongamos por delante en nuestras relaciones emocionales a la pareja sobre la amistad, menos garantías de sinceridad habrá en la amistad.

Decía Weil que cuanto más diferente sea mi amigo, más sacará de mí esa amistad. Quizás tenga razón, pero en un mundo tan tendente al infantilismo, tan hipersensible a la crítica cuando viene del ‘contrario’ no sé si la amistad entre diferentes se está convirtiendo en algo cada vez más quimérico.

Thelma and Louise in Arkansas, taking a selfie before they even existed —Image Ridley Scott, 'Thelma & Louise', 1991

" ["post_title"]=> string(107) "Quien tiene un amigo tiene un tesoroWhoever has a friend has a treasure" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "quien-tiene-un-amigo-tiene-un-tesoro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-23 00:13:23" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-22 22:13:23" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(32) "http://whatamagazine.com/?p=9555" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } }