14/03/2015

Yo, mi, me, conmigo en el siglo del yo

Sabemos que vivimos en una sociedad profundamente individualista y de consumo. Es una realidad que este tipo de organización social, centrada en el individuo, en la libertad y en la felicidad, está teniendo unos costes sin precedentes para la vida del planeta, pero también para muchas personas a las que no tiene en cuenta.

La sociedad de consumo actual también ha sido llamada del conocimiento y de la información. Hoy, el conocimiento de lo que ocurre a las afueras no sólo de nuestras casas, sino también de nuestras fronteras, es accesible para todo el mundo. Sin embargo, somos sociedades inmóviles ante las injusticias y horrores dentro y fuera de nuestras esferas más cercanas. Sólo consumimos ese conocimiento. Somos lo que se ha denominado ‘consumidores pasivos’.

¿Cómo empezó esta forma de individualidad y que utilidad tenía? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo se surgió la sociedad de consumo? ¿Cómo llegamos a ser quienes hoy somos? ¿Cómo llegamos a identificarnos con cosas y no con pensamientos, con necesidades inmediatas y no con ideales a largo plazo? ¿Cuándo dejamos de ser una comunidad para ser solamente nosotros?

Estas son algunas preguntas a las que da respuesta el documental que proponemos: El siglo del yo. Dirigido por el documentalista británico Adam Curtis, es la primera de las cuatro partes que conforman el documento completo. Fue publicado en 2002, nominado a numerosos premios y ganador en las categorías de mejor serie documental en los Broadcast Awards y mejor película histórica del año en los Longman History Today Awards.

Adam Curtis indaga en la influencia activa que tuvo la teoría del psicoanálisis de Freud, importada por Edward Bernays, su sobrino, de Europa a Estados Unidos en la economía, política y sociedad a partir de los años 20. A través del conocimiento de las teorías de Freud, Bernays, una figura híbrida entre ideólogo, publicista, una especie de incipiente figura del actual relaciones públicas, descubrió cómo a través de la psique se podían modificar los comportamientos de las personas. Cómo creando símbolos acerca de los productos de consumo se podían manipular las preferencias de las personas respecto a estos. Vio cómo se podían vincular los sentimientos a los bienes. Inventó la teoría de la propaganda y de persuasión del yo hacia las masas.

Edward Bernays se inspiró en las teorías de su tío Sigmund Freud para convertir necesidades en deseos y crear así la sociedad de consumo —Imagen Unknown Author

Años 20, la industria crece, y el miedo a la superproducción y la gestión del excedente aumentan a la par. Las grandes corporaciones necesitaban lo que Bernays les ofreció, un modo de transformar el consumo de necesidades en consumo de deseos. Son los felices 20, que vinieron seguidos del gran crack del 29.

Pese a esa gran caída, desde ese momento el capitalismo no ha dejado de acercarse al capitalismo liberal que hoy conocemos. Hubo, después de la gran depresión, una fase intermedia de capitalismo intervenido y regulado  —como el keynesianismo o el New Deal de Roosevelt, lo que se ha llamado posteriormente ‘los años dorados del capitalismo’—. Esta fase fue de lucha entre las corporaciones y los intereses privados frente los intereses públicos y del Estado. Lucha que culminó en 1979, con la crisis del petróleo y la transformación definitiva de este modelo de producción en su versión más feroz, en Inglaterra con Thatcher y en Estados Unidos con Reagan.

El documental nos da muchas de las claves necesarias para entender cómo se dio ese proceso, y cómo el supuesto matrimonio entre democracia y capitalismo liberal se ha presentado cómo inquebrantable, cuando en realidad, como veremos, es un matrimonio de conveniencia —y no precisamente bien avenido— donde el aumento de la libertad en el consumo está reñida con nuestros derechos y con la libertad en su sentido más profundo.

Los interesados en este matrimonio os resultarán familiares: Lehman Brothers, Rockefeller, General Motors… y Edward Bernays, que sería el divulgador de las ideas en las que posteriormente se basaría Goebbels para el desarrollo de sus técnicas de propaganda e ideologización en la Alemania de Hitler.

Artículos relacionados
899
25
array(2) { [0]=> int(899) [1]=> int(25) }
array(4) { [0]=> object(WP_Post)#6996 (24) { ["ID"]=> int(7018) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2014-08-25 00:01:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2014-08-24 22:01:48" ["post_content"]=> string(1919) "El acceso a la mayoría de las páginas web es gratuito. El servicio que ofrecen no se paga con dinero, pero muchas de las compañías que las desarrollan obtienen algo muy valioso para posibles intereses comerciales: desde nuestros datos personales hasta nuestros gustos, pensamientos y deseos. La revolución virtual es una serie de televisión británica, producida por la BBC y la Universidad Abierta del Reino Unido y presentada por la doctora en psicología social Aleks Krotoski, que analiza los profundos cambios producidos en la sociedad durante las dos décadas que han transcurrido desde la aparición de la world wide web. La serie consta de cuatro capítulos que analizan otros tantos aspectos: Libertad en la red trata sobre la información, Enemigo del Estado acerca de la política y el control social, El precio de lo gratuito se ocupa del comercio y la privacidad, y por último Homo interneticus analiza cómo las redes sociales han modificado la manera de relacionarnos.Access to most web pages is free. The service they offer is not paid with money, but many companies obtain something very valuable to commercial interests: from our personal data to our thoughts and desires. The virtual revolution is a British television series produced by the BBC and The Open University and presented by PhD in social psychology Aleks Krotoski, which examines the profound changes in society during the two decades that have elapsed since the emergence of the world wide web. The series consists of four chapters analyzing four aspects: The great revelling deals with the information, Enemy of the State with politics and social control, The cost of free with trade and privacy, and finally Homo interneticus analyzes how social networks have changed the way we relate." ["post_title"]=> string(118) "El precio de lo gratuito: comercio y privacidadThe cost of free: trade and privacy" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "the-cost-of-free" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-13 14:07:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-13 12:07:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=7018" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#6993 (24) { ["ID"]=> int(5216) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2013-09-09 00:01:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2013-09-08 22:01:57" ["post_content"]=> string(1703) "'La vida, y no solo la humana, será la protagonista del futuro'. Fundador de Ideas for Change, un think-tank estratégico para clientes como Telefónica, Universitat Oberta de Catalunya, el Gobierno Vasco o el Ayuntamiento de Barcelona, Javier está considerado uno de los principales estrategas y pensadores sobre economía colaborativa, modelos de negocio P2P e innovación ciudadana en España. Ha sido planificador estratégico freelance para la mayoría de las mejores agencias de publicidad del país y profesor de marketing en ESADE, además de co-fundador de Digital Mood y del espacio multidisciplinar @kubik. Co-autor del libro 'No somos hormigas', publica regularmente en la revista Yorokubu y es miembro activo de Open Knowledge Foundation, Ouishare, The School of Commons y MLove.'Life, and not only human life, will be the protagonist of the future'. Founder of Ideas for Change, a strategic think-tank for clients such as Telefónica, Open University of Catalonia, the Bask Goverment or the City Council of Barcelona, Javier is considered to be one of the primary strategists and thought leaders in collaborative economy, open and P2P business models, citizen innovation and the networked society in Spain. He has been a freelance strategic planner for many of the most creative agencies in Spain, co founder of Digital Mood incubator and @kubik multidisciplinary space, and services marketing professor at ESADE. Co-author of 'No somos hormigas' (We are not ants), publishes regularily at Yorokobu magazine and is an active member of the Open Knowledge Foundation, Ouishare, The School of Commons and MLove." ["post_title"]=> string(112) "WHAT ABOUT: El futuro por Javier CreusWHAT ABOUT: The future by Javier Creus" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "what-about-the-future-by-javier-creus" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-05 15:01:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-05 13:01:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=5216" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [2]=> object(WP_Post)#6997 (24) { ["ID"]=> int(7102) ["post_author"]=> string(4) "2055" ["post_date"]=> string(19) "2020-01-19 14:37:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2020-01-19 13:37:08" ["post_content"]=> string(9145) "En el ámbito de la sociología se denomina masa crítica a la cantidad de personas a partir de la cual un fenómeno concreto tiene lugar y adquiere una dinámica propia que le permite sostenerse y seguir existiendo, incluso crecer. Este concepto tiene su equivalente en física, que considera la masa crítica como la cantidad mínima de material necesaria para que se produzca y mantenga una reacción nuclear en cadena. Cuando una persona se para en la calle y mira hacia el cielo, normalmente no ocurre nada extraordinario y el resto de la gente continúa su camino, ignorándola. Cuando tres personas se paran y miran al cielo, quizá algunas otras se den la vuelta con curiosidad, antes de seguir con lo suyo. Pero existe un número concreto de personas —en este caso dependería de varios factores como la cultura en la que se desarrolla la escena, la hora o el ancho de la calle— que puede hacer que los demás se detengan y miren hacia el cielo también. W_masacritica
Si un número concreto de personas se pone a mirar al cielo a la vez, puede conseguir que los demás se paren y hagan lo mismo —Imagen Unknown Author
Hace mucho tiempo que disciplinas como la biología, la historia, la sociología o las matemáticas se han interesado por el fenómeno, principalmente por su enorme capacidad para generar cambios duraderos o permanentes, como especifica la teoría de las catástrofes, que comparte ámbito con la masa crítica y fue planteada a finales de los años 60 por el matemático francés René Thom y muy difundida después por los estudios de Christopher Zeeman, que la aplicaban a las ciencias humanas. La teoría de las catástrofes es especialmente útil para el estudio de sistemas dinámicos que representan fenómenos naturales —cuyas características no pueden ser descritas de manera exacta por el cálculo diferencial— y representa la propensión de los sistemas estructuralmente estables a manifestar discontinuidad, divergencia e histéresis. La discontinuidad implica que en cualquier sistema pueden producirse cambios repentinos del comportamiento o de los resultados y entonces, al llegar a cierto punto, ya no es posible seguir manteniendo el mismo estado y se sufre un cambio brusco. La divergencia es la tendencia de los pequeños cambios a generar grandes cambios. Si un avión tiene capacidad para 100 pasajeros, una demanda de 101 motivará la necesidad de utilizar otro avión mayor, y quizá la de tener que aterrizar en un aeropuerto distinto. En otras palabras, variaciones muy pequeñas en el punto de partida derivan hacia resultados totalmente alejados. La histéresis es el fenómeno por el que el estado de un material depende de su historia previa. La tendencia de un material es la de conservar sus propiedades incluso en ausencia del estímulo que las ha generado, aunque también es cierto que si los comportamientos varían pueden conducir a que no se vuelva a la situación inicial. Un ejemplo muy simple de un proceso de este tipo es la longitud de una varilla metálica en función de la temperatura: si se superan ciertos grados la varilla metálica se derretirá, se le desprenderá un trozo y ya será imposible volver al estado inicial. W_masacritica2
La esclavitud se remonta a la Edad Antigua —Aristóteles llegó a sostener que era un fenómeno natural— y fue una práctica habitual hasta finales del siglo XVIII —Imagen Unknown Artist
Aunque todos estos términos son muy técnicos y relativamente recientes, en la práctica hace siglos que las partes más intrépidas de la masa social han venido protagonizando actos que han marcado el devenir político y social del mundo, afectando al sistema y llegando en algunos casos a modificar paradigmas: desde la lucha de los plebeyos contra los patricios por sus derechos como ciudadanos de Roma hasta la Revolución francesa, pasando por la rebelión de los esclavos africanos por toda América, por citar sólo unos ejemplos. Después de ellos, el mundo ya no volvió a ser el mismo.In the field of sociology is called critical mass the amount of people from which a particular phenomenon occurs and acquires an own dynamic that allows it to hold itself and continue existing, even grow. This concept has its equivalent in physics, which considers the critical mass as the minimum amount of material needed to produce and maintain a nuclear chain reaction. When a person stands on the street and looks skyward, usually nothing outstanding happens and the rest of the people continues its path, ignoring her. When three people stop and look at the sky, maybe some others look curiously for a moment before continuing with their own. But there is a certain number of people —in this case would depend on several factors such as culture where the scene takes place, weather or width of the street— which can make others stop and look skyward also. W_masacritica
If a specific number of people look at the sky at the same time, they can get others to do the same —Image Unknown Author
Long time that disciplines such as biology, history, sociology or mathematics have been interested in the phenomenon, mainly because of its enormous capacity to generate lasting or permanent changes, as specified by the catastrophe theory, which shares field with the critical mass and was launched in the late 60s by the French mathematician René Thom and widespread later by the Christopher Zeeman studies, which applied it to the human sciences. The catastrophe theory is especially useful for the study of dynamic systems that represent natural phenomena —whose characteristics can not be accurately described by the differential calculus— and represents the propensity of structurally stable systems to manifest discontinuity, divergence and hysteresis. Discontinuity implies that in any system may occur sudden changes in behavior or outcome and then, at a certain point, is no longer possible to maintain the same state and undergoes an abrupt change. Divergence is the tendency of small changes to produce big changes. If a plane can accommodate 100 passengers, a demand of 101 will motivate the need for a larger plane, and perhaps having to land at a different airport. In other words, very small variations in the starting point can derive to results totally divorced. Hysteresis is the phenomenon by which the state of a material depends on its previous history. The tendency of a material is to preserve their properties even in the absence of the stimulus that generated them, although it is true that if the behaviors vary can lead to not return to starting position. A very simple example of a process of this type is the length of a metal rod depending on the temperature: if certain degrees are exceeded the metal rod will melt, a piece come off and it will be impossible to return to the initial state. W_masacritica2
Slavery dates back to Antiquity —Aristotle even claimed that it was a natural phenomenon— and was common practice until the late XVIII century —Image Unknown Artist
Although these terms are very technical and relatively recent, in practice for centuries the most intrepid parts of the social mass have been starred acts that have marked the political and social future of the world, affecting the system and in some cases modifying paradigms: from the struggle of the plebeians against the patricians for their rights as citizens of Rome to the French Revolution, passing through the rebellion of African slaves across all America, to name just a few. After that, the world was never already the same." ["post_title"]=> string(129) "La masa crítica y la teoría de las catástrofesThe critical mass and the catastrophe theory" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "the-critical-mass-and-the-catastrophe-theory" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-13 13:31:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-13 11:31:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=7102" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [3]=> object(WP_Post)#7141 (24) { ["ID"]=> int(7081) ["post_author"]=> string(3) "390" ["post_date"]=> string(19) "2014-11-27 00:01:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2014-11-26 23:01:48" ["post_content"]=> string(16472) "Si es cierto que hoy el mundo vive en una encrucijada, dos fuerzas están en momento de lucha. Y si es cierto que el sistema al fin y al cabo somos nosotros, se hace cada vez más urgente la necesidad de que empecemos a tomar partido en esta lucha, ya que la realidad parece estar pasando por encima de nosotros sin ni siquiera darnos cuenta. Existe y se está trabajando en un acuerdo transnacional de comercio que afectará al mundo entero, cambiando muchas de las estructuras ya mínimas de protección y de derechos que nos quedan a los ciudadanos y, por qué no decirlo, a los propios gobiernos. Pero no lo habréis leído en ningún diario, ni en la televisión, ni en ningún medio de comunicación de masas, por lo que una vez más se han visto delatados como auténticos cómplices del poder y no de la ciudadanía y la opinión pública, por las que teóricamente tienen su razón de ser. W_banderasUSAyUE
Políticamente, el acuerdo eliminará diferencias entre las normativas estadounidense y europea —'Eeuuroflags', Javier Aristu, 2014
El pasado 28 de noviembre de 2011 se creó el Grupo de Trabajo de Alto Nivel sobre Empleo y Crecimiento, con el objetivo de estudiar posibles vías para el incremento de la inversión y el comercio  entre EUA y  la UE. En junio de 2013, UE y EUA anunciaron ‘la solución’: El Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión —TTIP en sus siglas en inglés— . El acuerdo es un tratado de libre comercio, con precedentes históricos y con terribles similitudes, terribles porqué ninguno de ellos ha conseguido los objetivos que se planteaba a nivel social y de empleo, si no todo lo contrario. El NAFTA, por ejemplo, vaticinó a través de la voz de Bill Clinton 20 millones de nuevos puestos de trabajo y al cabo de los años ha destruido un millón de empleos y ha aumentado la precarización de los que han quedado en pie. El TTIP tiene su razón de ser, en teoría, en que va a crear —dicen las voces más optimistas— dos millones de nuevos empleos, además de un crecimiento del PIB del 1% anual para las economías que une el tratado, EUA y UE. Sin embargo, delante de tan alentadoras cifras, ninguna de las potencias —entre ellas España—  ha hecho públicas estas estimaciones, ni han dicho una palabra sobre el tratado ni lo han incluido como parte de su programa político, para conseguir votantes. Curioso, muy curioso. Lo que pretende el tratado es reducir al máximo todas las restricciones comerciales que existen entre ambas potencias, las arancelarias y las que no lo son. Los aranceles entre EUA y UE son ya muy bajos, casi simbólicos, existe ya un casi auténtico libre comercio entre ambas potencias. Sin embargo, las restricciones no arancelarias, las que mantienen la soberanía en leyes de tipo, laboral, social, medioambiental y en política económica, sí son muy diferentes a uno y otro lado del océano. Es aquí donde el tratado pretende incidir con más fuerza, y es el auténtico motivo de su creación. Diferentes normativas Europa tiene unas normativas a todos los niveles mucho más estrictas que las de los EUA. Para empezar, en la UE existen los Estados de Bienestar más fuertes y extensos del mundo, frente a EUA que tiene el Estado de Bienestar más débil que existe en el mundo Occidental; a nivel de derechos no pueden estar más lejos la una de la otra. Ocurre lo mismo referente a las normativas de consumo, producción, agricultura o uso de productos químicos y transgénicos. En EUA hay decenas de productos químicos y transgénicos que en la UE están prohibidos. En EUA para determinar, por ejemplo, qué productos son peligrosos para el consumo humano, es el propio gobierno quien estudia, concluye y saca al mercado o no dichos productos. En la UE el procedimiento es a la inversa, son las empresas quienes deben probar que esos productos no son tóxicos, y luego el Gobierno los aprueba o no para su consumo. Las leyes medioambientales son allí mucho más laxas que aquí y, volviéndolo a nombrar, las referentes a derechos sociales son incomparables. Por otra parte, los modelos económicos y de producción difieren a todos los niveles: en la UE el 90% del PIB está constituido por pequeñas y medianas empresas y su destrucción perjudica a sus economías, algo que se ha dicho hasta la saciedad en Europa. EUA tiene un modelo que inversamente está basado en la gran empresa multinacional y en los grandes ejércitos de trabajadores, los llamados técnicamente working-poors —trabajadores pobres—, sólo se cumplen dos de los derechos que establece la Organización Internacional de los Trabajadores de los ocho que se respetan en la UE. Por otra parte, dado su modelo de bienestar y de producción, EUA ostenta la economía más desregulada, neoliberal y de libre mercado del mundo. W_eurodolar
Económicamente, el acuerdo entre Estados Unidos y la Unión Europea afectará al 60% del PIB mundial —'Eeuuromoney', Javier Aristu, 2014
Nivelar las contingencias Bien, el TTIP lo que pretende es homogeneizar estas diferencias, y que a uno y otro lado estas barreras o restricciones —llamadas contingencias— se nivelen entre ambas partes del acuerdo. Pero el hecho es que, para nivelarse, claramente la UE tendrá que hacer más laxas todas sus normativas, ya que si lo que hace falta es nivelar, la UE forzosamente tendrá que bajar el nivel de sus leyes hacia unas nuevas y menos restrictivas. Como señala Juan Torres López, catedrático en Economía Aplicada y miembro del Consejo Científico de ATTAC, en una entrevista para el portal web DailyMotion, este acuerdo en cuanto a las contingencias va a suponer tres grandes cambios: 1 —El acuerdo va a hacer que en el intercambio de productos se establezca una equivalencia: lo que vale allí aquí también, las normas se homologarán y productos que aquí están prohibidos podrán ser comercializados y por tanto consumidos. Algunos ejemplos son la carne de ternera hormonada, las sustancias químicas en higiénicos y cosméticos, la limpieza de pavos y pollos con cloro o un mayor número de productos transgénicos, todos hasta ahora prohibidos en la UE, y la no obligatoriedad de detallar su condición en las etiquetas —otra diferencia fundamental—. 2 —Leyes y tribunales específicos para lo que se llama ‘protección a la inversión’. Si un inversor o empresa opera por ejemplo en el mismo sector que el público, puede pedir las mismas condiciones o incluso mejores para competir con éste libremente, y por tanto el sector público quedar desprotegido. Es decir, se homologarían también el sector público y el privado. 3 —Todo a través de la creación de tribunales específicos —no públicos y regulares— para este tipo de regulaciones para la protección a la inversión, que la experiencia histórica con otros tratados similares nos dice que son discretos y silenciosos públicamente, es decir que funcionan de espaldas a la opinión pública y normalmente de gran arbitrariedad. En resumen,  un auténtico y definitivo golpe de gracia a la democracia y a la soberanía de las naciones, a los gobiernos y al sector público. Un golpe definitivo también a las economías emergentes, ya que occidente se alía con occidente —EUA y UE representan el 60 % del PIB mundial—, aunque con la libertad de poder seguir deslocalizando. Y, por fin, el triunfo de una de las dos tendencias en lucha, la de la desdemocratización y el libre mercado, donde el máximo beneficio reina por encima de todo lo demás: naturaleza, individuo, derechos y sociedad. El tratado sigue en negociaciones; el comisario DeGucht, uno de sus capitanes, asegura que las negociaciones deben ser confidenciales hasta su fin. El acuerdo podría estar en marcha a finales de este año 2014 o principios del siguiente. En España, el 6 de mayo de 2014 IU planteó un referéndum para el TTIP que fue desestimado por el voto en contra de PP, PSOE, CIU, PNV y UPyD, es decir, todos los partidos mayoritarios. Un último dato de interés: nueve de las diez partes que componen los negociadores del tratado están formadas por lobistas y grandes empresas. Adiós al viejo continente, hello McDonald’s! ¿Qué hacemos?If it is true that today the world is at a crossroads, two forces are currently in times of struggle. And if it is true that the we are the system, becomes ever more urgent that we start taking sides in this fight, because the reality seems to be happening above us, and we are not realizing. Exists and is working now in a transnational trade agreement that will affect the whole world, will the change many of the already minimal structures of protection and of rights of the  citizens and why not say, of governments themselves. But you will have not read in any newspaper or on television, or by any means of mass communication, so that once again they have been heralded as genuine accomplices of power, not the citizenry and public opinion, by the theoretically have their rationale. W_banderasUSAyUE
Politically, the agreement will eliminate differences between American and European regulations —'Eeuuroflags', Javier Aristu, 2014
On November 28 2011 was created the Working Group High Level Jobs and Growth, in order to explore possible avenues for increasing investment and trade between the US and the EU. In June 2013, EU and US announced ‘the solution’: the Transatlantic Trade and Investment Agreement —TTIP is its acronym in English—. This agreement is a free trade agreement with historical and terrible precedents, terrible why none have achieved the objectives posed to social and employment level, if not the opposite. The NAFTA, for example, was predicted by the voice of Bill Clinton the creation of 20 million new jobs and after years has destroyed a million jobs and has increased the insecurity of those left standing. Well, the TTIP has its reason for being, in theory, because will create —said by the most optimistic voices— two million new jobs and a GDP growth of 1% per annum for US and EU. However, in front of such encouraging figures, none of the powers —including Spain— has made public these estimates, neither have said a word about the treaty nor included as part of its political program, to get voters. Curious, very curious. What pretends the treaty is to reduce all trade restrictions between the two powers, tariff and which are not tariff. Tariffs between the US and EU are already very low, almost symbolic, there is an almost free trade between the two powers. However, non-tariff restrictions maintaining sovereignty in type laws, labor, social, environmental and economic policies themselves are very different on either side of the ocean. It is here where the treaty aims to influence more strongly, and is basically his real reason for being. Very different regulations Europe has a policy more stringent than US levels. For start there are the welfare states in Europe stronger and more extensive in the world, compared to the US which has the weakest welfare state that exists in the Western world. In the dimension of rights cannot be further from each other, neither the regulations concerning the use, production, or use of agricultural chemicals and genetically modified products. In the US there are tens of chemicals, but are banned in Europe. In the US, for example, to determine which products are dangerous for human consumption is the government itself who studies and concludes and if you can market or not. In Europe the process is reversed, the companies who must prove that these products are not toxic, then the government approves or not for consumption. Environmental laws are much laxer there than here, and returning it to name those concerning social rights are incomparable. Moreover, the economic models and production differ at all levels. In the EU, 99% of GDP consists of small and medium enterprises and their destruction would adversely affect their economies, something that has been said ad nauseam in EU. US has a model that is inversely based on large multinational corporations  and large armies of workers, technically called working-poors, only two of the rights established by the International Organization of Workers are met, in front of the eight rights respected in Europe. Moreover, since their model of welfare and production, US have the most deregulated, free-market and most neoliberal economy of the world. W_eurodolar
Economically, the agreement between the United States and the European Union will affect to 60% of global GDP —'Eeuuromoney', Javier Aristu, 2014
Leveling contingencies Well, the TTIP it aims to standardize these differences, and on either side of these barriers or restrictions —called contingencies— want to be equivalent by both parties of the agreement. But the fact is, to achieve this, clearly Europe will have to do more lax regulations for all, because if what is needed is leveling Europe, must necessarily lower the level of its laws towards new and less restrictive. As Juan Torres López, specialist in Applied Economy and member of the Scientific Council of ATTAC, says in an interview for the website DailyMotion, this agreement as to the contingencies will mean three major changes: 1 —The agreement will make the exchange of products equivalence is established,what is good there, here is good too , the rules are standardized, and products that are banned here may be marketed and therefore consumed. Some examples are:  with hormone-treated beef and veal, turkey and chicken cleaning with  chlorine or greater number of transgenic products, all hitherto banned in the EU. And it is not necessary contained on labels —another fundamental difference—. 2 —Laws and specific courts for what is called ‘investment protection’. If an investor or company operates for example in the same sector as the public, can ask the same condition or better to compete with it freely and therefore the public sector be left unprotected. 3 —Creation of specific courts for such regulations, that historical experience with similar treaties said to be discrete and silent publicly and often highly arbitrary. In short, an authentic and definitive blow to democracy and sovereignty of nations, governments and the public sector. A final blow to the emerging economies, because the West is allying with the West —US and EU account for 60% of global GDP—, but with the freedom to continue relocating. And finally, the triumph of one of the two tendencies in struggle, the no democratization and free markets where the maximum benefit reigns above all else, nature, individual rights and society. The treaty still in negotiations now; the Commissioner DeGucht, one of his captains, said that negotiations should remain confidential until its end. The deal could be in place later this year or early next. In Spain, on May 6 2014, IU raised a referendum for TTIP which was rejected by voting against PP, PSOE, CiU, PNV and UPyD, i.e., all major parties. One last item of interest: nine of the ten parts that make up the treaty negotiators are formed by lobbyists and corporations. Bye bye Old Continent, hello Mc Donald's! What can we do?" ["post_title"]=> string(93) "El TTIP o la ley de la selvaTTIP or the law of the jungle" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "ttip-or-the-law-of-the-jungle" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-23 02:15:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-23 00:15:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=7081" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } }