14/10/2013

Entrenar la mente para ser feliz

Después de años de estudio de su cerebro en el laboratorio de neurociencia afectiva de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, en abril del año 2007 Matthieu Ricard fue considerado como ‘el hombre más feliz del mundo’.

Fue sometido a resonancias magnéticas nucleares y conectado a 256 sensores para detectar su nivel de estrés, irritabilidad, enfado, placer, satisfacción y multitud de sensaciones diferentes, y los resultados fueron comparados con los obtenidos en cientos de voluntarios cuya felicidad fue clasificada en niveles que iban del +0.3 —muy infeliz— a –0.3 —muy feliz—. Matthieu logró –0.45, desbordando los límites previstos en el estudio, superando todos los registros anteriores y ganándose un título que él mismo no termina de aceptar. Prefiere limitarse a resaltar que efectivamente la cantidad de ‘emociones positivas’ que produce su cerebro está ‘muy lejos de los parámetros normales’.

Matthieu es un monje budista que reside en el monasterio Shechen Tennyi Dargyeling, en Nepal. Nació en París en 1946 y es hijo de Jean-François Revel, un filósofo francés de renombre, por lo que creció rodeado de la élite intelectual francesa. Doctorado en genética molecular en el Instituto Pasteur, tras terminar su tesis doctoral en 1972 decidió abandonar la carrera científica y concentrarse en la práctica del budismo tibetano. Vivió en el Himalaya y fue discípulo de Kangyur Rinpoche, maestro de una ancestral escuela budista de la tradición Nyingma. Después se convirtió en discípulo cercano de Dilgo Khyentse Rinpoche hasta su muerte en 1991, y desde entonces es asesor personal del decimocuarto Dalai Lama, Tenzin Gyatso.

En esta entrevista, realizada en el canal Vision, explica cómo la felicidad es algo que puede conseguirse a través del aprendizaje y el entrenamiento, igual que leer, escribir, andar en bicicleta o tocar música de Mozart.

Artículos relacionados
901
1
array(2) { [0]=> int(901) [1]=> int(1) }
array(4) { [0]=> object(WP_Post)#7047 (24) { ["ID"]=> int(1880) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2012-05-18 00:07:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2012-05-17 22:07:41" ["post_content"]=> string(2385) "Muhammad Ali es un ex boxeador afroamericano y estadounidense, tres veces campeón mundial de los pesos pesados, aunque en realidad es mucho más que eso. Ante todo es un luchador —contra otros boxeadores, contra la herencia de los antepasados que esclavizaron a los suyos (nacido Cassius Clay, cambió su nombre por ese motivo), contra el gobierno estadounidense al negarse a ir a la guerra de Vietnam o contra su Alzheimer final— y una figura excepcionalmente valiente y coherente que ha influido en la sociedad como pocos personajes del siglo XX. Gracias a él, entre otros, muchos americanos descendientes de africanos aprendieron a relacionarse mejor con sus orígenes. Famoso también por sus sentencias ingeniosas y llenas de humor, incluso hay quien le ve como un precursor del rap. En este vídeo, respondiendo a la pregunta de un entrevistador, nos explica su receta de la vida: —4 tazas de amor —1 cuchara de paciencia —1 cucharilla de generosidad —1 pinta de bondad —1 cuarto de placer —1 pizca de motivación Mezclar todo con voluntad, felicidad y montones de fe, después remover y extender durante toda una vida.Muhammad Ali is a former and African American boxer, three-time world champion heavyweight, but he is much more than that. First and foremost is a fighter —against other boxers, against the heritage of ancestors who enslaved his people (born Cassius Clay, changed his name for that reason), against the US government by refusing to go to the Vietnam War or against his final Alzheimer— and an exceptionally brave and consistent figure that has influenced society as few characters of the twentieth century. Thanks to him, among others, many Americans of African descent learned to relate better to their origins. Famous also for its ingenious humorous sentences, some even see him as a forerunner of rap. In this video, answering an interviewer's question, explains his recipe for life: —4 cups of love —1 table spoon of patience —1 tea spoon of generosity —1 pint of kindness —1 quarter of laugh to —1 pinch of concern Mix all with purpose, happiness and lots of faith, then stir it up and spreading it during a lifetime." ["post_title"]=> string(84) "La receta de la vida de AliAli's recipe for life" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "alis-recipe-for-life" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2020-03-09 16:08:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2020-03-09 15:08:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=1880" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "7" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#7037 (24) { ["ID"]=> int(5510) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2014-01-06 00:01:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2014-01-05 23:01:29" ["post_content"]=> string(2146) "Dirigido por Iñigo Orduña y Claudio Molinari y basado en un texto original del segundo, 'Homo Modernus: Tractatus philosophicus' es uno de los dos cortos españoles que fueron seleccionados para la final del concurso YoutubePlay celebrada en el museo Guggenheim de Bilbao en el año 2010. La presentación de los autores fue la siguiente: 'Si en un universo paralelo Ludwig Wittgenstein y Marshall McLuhan se hubiesen casado, su hija–robot habría hecho una animación como esta. Esperamos que les guste'. Una interesante y crítica reflexión sobre lo que ellos llaman el Homo Modernus, es decir, sobre nosotros mismos. El hombre del presente, inmerso en el capitalismo, la sociedad de consumo y de la información; el hombre al que el sistema ha hecho, mediante las pautas de consumo y producción, a su imagen y semejanza; el hombre que lo tiene que externalizar todo quedando como un jarrón vacío; el hombre al que definen como un híbrido entre hiena y tiburón, que mientras ríe de todo, confuso y vacío, permite que los tiburones sigan, como es propio de su comportamiento, cazando solos.Directed by Iñigo Orduña and Claudio Molinari and based on an original text of the second, 'Homo Modernus: Tractatus Philosophicus' is one of the two Spanish short films selected for the Youtubeplay final competition held at the Guggenheim Museum in Bilbao in 2010. The presentation of the authors was: 'If in a parallel universe Ludwig Wittgenstein would married Marshall McLuhan, his daughter-robot would have made an animation like this. Hope you like'. An interesting and critical reflection on what they call the Homo Modernus, ie, ourselves. The man of the present, steeped in Capitalism and the consumer and information society; the man whom the system, through patterns of consumption and production, has made in his image and likeness; the man who has to outsource all leaving himself as an empty vase; the man who is defined as a hybrid of hyena and shark, who while laughs, confused and empty, still allows sharks, as befits their behavior, hunt alone." ["post_title"]=> string(62) "Homo ModernusHomo Modernus" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "homo-modernus" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2020-02-19 00:41:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2020-02-18 23:41:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=5510" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [2]=> object(WP_Post)#7049 (24) { ["ID"]=> int(7304) ["post_author"]=> string(4) "2049" ["post_date"]=> string(19) "2016-01-14 13:28:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2016-01-14 12:28:32" ["post_content"]=> string(3127) "¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Tiene un sentido la vida? Estas son preguntas existenciales, forman parte de lo que supone existir como ser humano. Sin embargo actualmente, con el declive de la religión y la consiguiente diversificación de qués y porqués —tantos como personas y visiones del mundo—, sus respuestas parecen más complejas que nunca y aparecen como conflictivas, y por tanto como posibles fuentes de infelicidad. Este vídeo de The School of Life, plataforma de difusión del conocimiento para el desarrollo de las emociones y el bienestar psicológico y social de las personas, nos propone un recorrido rápido, divertido y muy didáctico para contestar a todas estas preguntas, basado en el cómo y no en el qué. ¿Cómo podemos dotar a nuestra vida de sentido? En términos absolutos y científicos el sentido es la reproducción de la especie, pero eso ni se acerca a satisfacer estos interrogantes, propios de la posmodernidad y de la situación derivada de tener nuestras necesidades básicas cubiertas. Los seres humanos somos los únicos seres vivos de la Tierra que podemos pensar ideas sobre las ideas, ideas de las ideas, metaideas. Desenredemos este ovillo: nuestras ideas existenciales no tienen respuestas absolutas y para nuestra felicidad no hay fórmula que exista. ¿Cómo damos entonces sentido a nuestra vida? ¿Cuál es la clave de esta metaidea? En este documento encontramos uno de los secretos, no nos da una respuesta pero sí herramientas para hacer, por lo menos, que la percepción del sentido de nuestra existencia y nuestra existencia en sí misma sea algo más feliz. Una pista: ¡No estamos solos! What is the meaning of life? The life have one sense? These are existential questions, form part of what is be a human. However, now, with the decline of religion and the consequent diversification of whats, whys and where we go (how many people and their worldviews) seem more complex than ever, and shows like a conflict, and therefore as potential sources of unhappiness. This video made by School of life, platform for dissemination of knowledge for the development of emotions and psychological and social well-being of people, proposes a fast, fun and very educational tour to answer all these questions, based on how and not why. How can we give our lives meaning? In absolute terms and scientists, the meaning is the reproduction of the species, but that, don't satisfy these questions, typical of postmodernism and the situation resulting from having our basic needs. Human beings are the only creatures on earth that we can create ideas about ideas (ideas of ideas), 'metaideas'. Untangling this ball: our existential ideas have no absolute answers to our happiness and no formula exists for this. How then give meaning to our lives, what is the key to this 'metaidea'? In this video we find one of the secrets, it does not give us an answer but tools to make, at least, that the perception of the meaning of our existence and our existence itself be something happier. Hint: We are not alone!" ["post_title"]=> string(66) "Vida y sentidoLife and meaning" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "life-and-meaning" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-19 12:54:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-19 10:54:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(29) "http://whatonline.org/?p=7304" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [3]=> object(WP_Post)#7173 (24) { ["ID"]=> int(9555) ["post_author"]=> string(4) "2056" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-05 02:21:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 00:21:57" ["post_content"]=> string(26217) "

Fue Cicerón quien dijo que vivir sin amigos no es vivir y es que da igual las riquezas o el poder que poseamos, lo guapos que seamos; todos, si algo necesitamos en nuestra vida son los amigos. O dicho quizás de otro modo, sin amigos ¿quién querría vivir?

Aristóteles dedica los libros VIII y IX de su 'Ética a Nicómaco' a estudiar de forma profunda la amistad y es él quien establece de entrada dos tipos de amistades, la perfecta y la imperfecta, que se han impuesto en el pensamiento universal sin apenas réplicas.

Keith (desenfocado) y Mick (enfocado) en Nueva York en 1978 —Imagen Michael Putland

Una amistad imperfecta es aquella que se mueve por el interés o por el placer, según el filósofo griego. Y es imperfecta precisamente porque depende de algún elemento exterior a la relación para tener éxito. Distinguía entre la imperfecta por utilidad y por placer.

Pensemos un poco más en concreto en este tipo de relación imperfecta por utilidad. Necesita de beneficio, de provecho individual, algo muy alejado de lo que normalmente entendemos por amistad verdadera. Si existe un interés ajeno al del propio amigo, este, ¿no se está convirtiendo en un medio en sí mismo para que nosotros alcancemos un fin?. '[…] los que quieren por interés no se quieren por sí mismos, sino en la medida en que pueden obtener algún bien unos de otros' escribe Aristóteles.

Existe otro tipo de amistad imperfecta basada en el placer. Se trata esta de una amistad no necesariamente basada en el egoísmo, sino en la analogía, el placer de hacer algo en común, por gustos y favores mutuos. Este tipo de amistad la encontramos en la juventud. ¿Quién no recuerda ese amigo o amiga con el que salíamos de marcha cada sábado, al que le confiábamos todos nuestros secretos durante una noche de excesos? Esa intensidad, esa confianza ciega, ese gozo continuo se daba principalmente en la adolescencia y la juventud, momento en el que éramos capaces de sentir conexión cósmica con las personas. Estas amistades basadas en el placer acababan tan rápidamente como cambiaban nuestros gustos, cuando dejábamos de sentirnos cercanos en nuestros contentamientos con la otra persona.

Para el discípulo de Platón, la amistad perfecta no estaba basada en el interés o la utilidad, sino que se trata de una virtud unida a la felicidad de vivir en comunidad. Vivir en comunidad requiere convivencia y la convivencia sin amistad no puede ser plena. Por lo tanto, un hombre sin amistades no puede ser feliz. Aristóteles utiliza el término virtud como una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por defecto y el otro por exceso. La virtud tiene una proveniencia intelectual que une el conocimiento y la acción.

Según Aristóteles uno no puede tener un amigo del que no se fía, y confianza viene del latín fides, que significa ‘fe’ —Imagen busto de Aristóteles en el Palazzo Altemps de Roma

Ya hemos hecho el repaso de los tres tipos de amistad según Aristóteles, pero, ¿hemos de quedarnos en la categorización de la amistad o lo que en realidad más puede interesarnos es saber qué criterios hemos de seguir para definir a alguien como amigo? Particularmente, te confesaré, lector, que esta que escribe está más interesada en lo segundo y trataré de explicarme. Cualquier tipo de amistad nos sirve en un momento u otro como refugio para el alma. Puede ser que se trate de puro interés, de gustos comunes o que nos guíe el amor puro, pero, ¿cuándo alguien es un amigo y cuándo no pasa de conocido?

Me gustaría en este punto contraponer dos pensamientos, uno del mundo antiguo, masculino, sistemático, el de Aristóteles, con otro del siglo XX, femenino y de formación marxista: Simone Weil. Dos figuras máximas —recomiendo mucho la lectura de los ensayos de la filósofa francesa— que, analizando un concepto universal, entran en conflicto intelectual, a veces con pensamientos completamente opuestos. Dos expertos en la amistad que nos harán pensar, dudar y desarrollar conceptos más elaborados en nuestras cabecitas dormidas del siglo XXI.

‘Cuando el afecto de un ser humano hacia otro está constituido únicamente sobre la necesidad es atroz. Pocas cosas existen que adquieran ese grado de fealdad y de horror’ (Simone Weil) —Imagen Autor Desconocido

Hay tres criterios que han de darse según Aristóteles para poder hablar de amistad. El primero de ellos es el del tiempo. La amistad requiere de tiempo porque está basada en la confianza mutua y a su vez, la confianza pide tiempo, porque es precisamente el tiempo el factor que me va a determinar quién es de fiar y quién me va a traicionar. Uno no puede tener un amigo del que no se fía. Confianza, no lo olvidemos, viene del latín fides, que significa ‘fe’.

Simone Weil no ve el tiempo como un factor determinante; es más, cree que el tiempo no es ningún factor a tener en cuenta en absoluto cuando hablamos de amistad. Uno puede ser amigo de alguien durante 5 minutos. Y si no, que nos lo pregunten a las que hemos hecho cola en el baño de una discoteca a las 3 de la madrugada —cuando esas horas eran todavía posibles— y el tipo de confesiones que nos hemos hecho con ‘amigas’ a las que no hemos vuelto a ver. 'La amistad es el milagro en el que un ser humano acepta mirar con distancia y sin acercamiento alguno al ser que le es necesario como alimento' decía la parisina Weil.

Si Aristóteles hablaba de tiempo y no habría entendido el concepto de amistad de un solo día, Weil pone el acento en la intensidad. La amistad no se define por la duración sino por el ardor con el que se vive una relación. Para ella, la amistad es cualitativa y no cuantitativa y no requiere de la presencia continuada en el tiempo. Más bien al contrario, lo que le da valor a la amistad es su ausencia. Será a través de la ausencia como podamos sentirnos más unidos a alguien. ¿Conocéis la sensación de volver a hablar con un amigo de la infancia después de muchos años y tener la sensación de que no ha pasado el tiempo? ¿Y esa tan terrible de no interesarte nada lo que te cuente alguien a quien ves frecuentemente y a quien consideras tu amigo? Quizá es buen momento para plantearnos que hay muchos modelos de amistad que no tienen por qué ser incompatibles. Qué sé yo.

¿Es la amistad un tipo de amor? —Imagen A&

Pasemos a un segundo criterio que le sirve a Aristóteles para definir la amistad: la reciprocidad. 'Soy amigo de quien es mi amigo' y a este amigo mío le voy a dar todo lo que soy sin esperar nada a cambio, porque si estuviera esperando algo a cambio, no hablaríamos de amistad sino de transacción.

Pero, ¿cómo medimos la reciprocidad sin entrar en las compensaciones? Hemos quedado en que la amistad se aleja de los tratos comerciales en su lógica. Ahí es precisamente donde Simone Weil vuelve a objetar el argumento del filósofo de Estagira. La amistad ha de ser la entrega incondicional de uno, sin ningún porqué. De hecho, para Weil, la amistad no tiene nada que ver con una elección ni con la voluntad. No somos nosotros los que elegimos a nuestros amigos sino que es la propia amistad la que elige. La amistad es un acontecimiento, algo que nos pasa, queramos o no y tiene el poder de comenzar antes de que nos demos cuenta. Decimos que alguien es nuestro amigo cuando esa amistad ya está manifiesta dentro de nosotros.

Es de suponer que Jesús invitase a sus amigos a su última cena, pero ¿fueron sus discípulos y sus amigos las mismas personas? —Imagen Leonardo Da Vinci, 'La última cena', 1498

El tercer y último criterio en el que chocan los argumentos entre los dos filósofos es la semejanza. Según Aristóteles es imposible ser amigo de alguien con quien no tenemos nada que ver, tiene que existir alguna afinidad. Mi amigo es mi otro yo. Pero, ¿quién se parece a quién? ¿Quién deja de ser él para ser el otro? ¿En la amistad tiene que haber alguien necesariamente sometido en algún momento?

Simone Weil es más radical con este tema. Ella dice que el amigo nunca nos va a decir lo que queremos oír. La amistad lo que hace es desencajarnos, ponernos a prueba constantemente. Para Aristóteles el amigo es el espejo en el que reconocernos y que nos vuelve mejores a ambos. Weil afirma que para que el otro continúe en posición de otredad, no puede encajar con nuestra forma de ser.

Vayamos a un ejemplo material y bastante común. Sabemos que nuestro amigo está siendo engañado por su pareja. ¿Qué hacemos, se lo decimos? Piensa en la respuesta antes de continuar leyendo. Yo no tengo la respuesta sobre cómo ha de actuar un amigo de verdad, pero sí tengo la experiencia de haber estado en ambos lados de la situación y cuando he sido la engañada he recriminado al amigo que no me lo contara, porque eso es lo que hacen los amigos, ¿no? Decirse la verdad aunque esta sea incómoda. Pero también he estado en la situación de saber de una infidelidad y no tener la certeza de que la verdad pudiera ayudar en algo. De hecho, mientras las personas pongamos por delante en nuestras relaciones emocionales a la pareja sobre la amistad, menos garantías de sinceridad habrá en la amistad.

Decía Weil que cuanto más diferente sea mi amigo, más sacará de mí esa amistad. Quizás tenga razón, pero en un mundo tan tendente al infantilismo, tan hipersensible a la crítica cuando viene del ‘contrario’ no sé si la amistad entre diferentes se está convirtiendo en algo cada vez más quimérico.

Thelma y Louise en Arkansas, haciéndose un selfie antes de que existieran —Imagen Ridley Scott, 'Thelma & Louise', 1991

Fue Cicerón quien dijo que vivir sin amigos no es vivir y es que da igual las riquezas o el poder que poseamos, lo guapos que seamos; todos, si algo necesitamos en nuestra vida son los amigos. O dicho quizás de otro modo, sin amigos ¿quién querría vivir?

Aristóteles dedica los libros VIII y IX de su 'Ética a Nicómaco' a estudiar de forma profunda la amistad y es él quien establece de entrada dos tipos de amistades, la perfecta y la imperfecta, que se han impuesto en el pensamiento universal sin apenas réplicas.

Keith (out of focus) and Mick (focused) in New York in 1978 —Image Michael Putland

Una amistad imperfecta es aquella que se mueve por el interés o por el placer, según el filósofo griego. Y es imperfecta precisamente porque depende de algún elemento exterior a la relación para tener éxito. Distinguía entre la imperfecta por utilidad y por placer.

Pensemos un poco más en concreto en este tipo de relación imperfecta por utilidad. Necesita de beneficio, de provecho individual, algo muy alejado de lo que normalmente entendemos por amistad verdadera. Si existe un interés ajeno al del propio amigo, este, ¿no se está convirtiendo en un medio en sí mismo para que nosotros alcancemos un fin?. '[…] los que quieren por interés no se quieren por sí mismos, sino en la medida en que pueden obtener algún bien unos de otros' escribe Aristóteles.

Existe otro tipo de amistad imperfecta basada en el placer. Se trata esta de una amistad no necesariamente basada en el egoísmo, sino en la analogía, el placer de hacer algo en común, por gustos y favores mutuos. Este tipo de amistad la encontramos en la juventud. ¿Quién no recuerda ese amigo o amiga con el que salíamos de marcha cada sábado, al que le confiábamos todos nuestros secretos durante una noche de excesos? Esa intensidad, esa confianza ciega, ese gozo continuo se daba principalmente en la adolescencia y la juventud, momento en el que éramos capaces de sentir conexión cósmica con las personas. Estas amistades basadas en el placer acababan tan rápidamente como cambiaban nuestros gustos, cuando dejábamos de sentirnos cercanos en nuestros contentamientos con la otra persona.

Para el discípulo de Platón, la amistad perfecta no estaba basada en el interés o la utilidad, sino que se trata de una virtud unida a la felicidad de vivir en comunidad. Vivir en comunidad requiere convivencia y la convivencia sin amistad no puede ser plena. Por lo tanto, un hombre sin amistades no puede ser feliz. Aristóteles utiliza el término virtud como una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por defecto y el otro por exceso. La virtud tiene una proveniencia intelectual que une el conocimiento y la acción.

According to Aristotle one cannot have a friend whom one does not trust, and trust comes from the Latin fides, which means 'faith' —Image bust of Aristotle in the Palazzo Altemps in Rome

Ya hemos hecho el repaso de los tres tipos de amistad según Aristóteles, pero, ¿hemos de quedarnos en la categorización de la amistad o lo que en realidad más puede interesarnos es saber qué criterios hemos de seguir para definir a alguien como amigo? Particularmente, te confesaré, lector, que esta que escribe está más interesada en lo segundo y trataré de explicarme. Cualquier tipo de amistad nos sirve en un momento u otro como refugio para el alma. Puede ser que se trate de puro interés, de gustos comunes o que nos guíe el amor puro, pero, ¿cuándo alguien es un amigo y cuándo no pasa de conocido?

Me gustaría en este punto contraponer dos pensamientos, uno del mundo antiguo, masculino, sistemático, el de Aristóteles, con otro del siglo XX, femenino y de formación marxista: Simone Weil. Dos figuras máximas —recomiendo mucho la lectura de los ensayos de la filósofa francesa— que, analizando un concepto universal, entran en conflicto intelectual, a veces con pensamientos completamente opuestos. Dos expertos en la amistad que nos harán pensar, dudar y desarrollar conceptos más elaborados en nuestras cabecitas dormidas del siglo XXI.

‘When the affection of a human being to another is made only on the need it is atrocious. Few things exist that acquire that degree of ugliness and horror' (Simone Weil) —Image Author Unknown

Hay tres criterios que han de darse según Aristóteles para poder hablar de amistad. El primero de ellos es el del tiempo. La amistad requiere de tiempo porque está basada en la confianza mutua y a su vez, la confianza pide tiempo, porque es precisamente el tiempo el factor que me va a determinar quién es de fiar y quién me va a traicionar. Uno no puede tener un amigo del que no se fía. Confianza, no lo olvidemos, viene del latín fides, que significa ‘fe’.

Simone Weil no ve el tiempo como un factor determinante; es más, cree que el tiempo no es ningún factor a tener en cuenta en absoluto cuando hablamos de amistad. Uno puede ser amigo de alguien durante 5 minutos. Y si no, que nos lo pregunten a las que hemos hecho cola en el baño de una discoteca a las 3 de la madrugada —cuando esas horas eran todavía posibles— y el tipo de confesiones que nos hemos hecho con ‘amigas’ a las que no hemos vuelto a ver. 'La amistad es el milagro en el que un ser humano acepta mirar con distancia y sin acercamiento alguno al ser que le es necesario como alimento' decía la parisina Weil.

Si Aristóteles hablaba de tiempo y no habría entendido el concepto de amistad de un solo día, Weil pone el acento en la intensidad. La amistad no se define por la duración sino por el ardor con el que se vive una relación. Para ella, la amistad es cualitativa y no cuantitativa y no requiere de la presencia continuada en el tiempo. Más bien al contrario, lo que le da valor a la amistad es su ausencia. Será a través de la ausencia como podamos sentirnos más unidos a alguien. ¿Conocéis la sensación de volver a hablar con un amigo de la infancia después de muchos años y tener la sensación de que no ha pasado el tiempo? ¿Y esa tan terrible de no interesarte nada lo que te cuente alguien a quien ves frecuentemente y a quien consideras tu amigo? Quizá es buen momento para plantearnos que hay muchos modelos de amistad que no tienen por qué ser incompatibles. Qué sé yo.

Is friendship a type of love? —Image A&

Pasemos a un segundo criterio que le sirve a Aristóteles para definir la amistad: la reciprocidad. 'Soy amigo de quien es mi amigo' y a este amigo mío le voy a dar todo lo que soy sin esperar nada a cambio, porque si estuviera esperando algo a cambio, no hablaríamos de amistad sino de transacción.

Pero, ¿cómo medimos la reciprocidad sin entrar en las compensaciones? Hemos quedado en que la amistad se aleja de los tratos comerciales en su lógica. Ahí es precisamente donde Simone Weil vuelve a objetar el argumento del filósofo de Estagira. La amistad ha de ser la entrega incondicional de uno, sin ningún porqué. De hecho, para Weil, la amistad no tiene nada que ver con una elección ni con la voluntad. No somos nosotros los que elegimos a nuestros amigos sino que es la propia amistad la que elige. La amistad es un acontecimiento, algo que nos pasa, queramos o no y tiene el poder de comenzar antes de que nos demos cuenta. Decimos que alguien es nuestro amigo cuando esa amistad ya está manifiesta dentro de nosotros.

Presumably Jesus invited his friends to his last supper, but were his disciples and his friends the same people? —Image Leonardo Da Vinci, 'The Last Supper', 1498

El tercer y último criterio en el que chocan los argumentos entre los dos filósofos es la semejanza. Según Aristóteles es imposible ser amigo de alguien con quien no tenemos nada que ver, tiene que existir alguna afinidad. Mi amigo es mi otro yo. Pero, ¿quién se parece a quién? ¿Quién deja de ser él para ser el otro? ¿En la amistad tiene que haber alguien necesariamente sometido en algún momento?

Simone Weil es más radical con este tema. Ella dice que el amigo nunca nos va a decir lo que queremos oír. La amistad lo que hace es desencajarnos, ponernos a prueba constantemente. Para Aristóteles el amigo es el espejo en el que reconocernos y que nos vuelve mejores a ambos. Weil afirma que para que el otro continúe en posición de otredad, no puede encajar con nuestra forma de ser.

Vayamos a un ejemplo material y bastante común. Sabemos que nuestro amigo está siendo engañado por su pareja. ¿Qué hacemos, se lo decimos? Piensa en la respuesta antes de continuar leyendo. Yo no tengo la respuesta sobre cómo ha de actuar un amigo de verdad, pero sí tengo la experiencia de haber estado en ambos lados de la situación y cuando he sido la engañada he recriminado al amigo que no me lo contara, porque eso es lo que hacen los amigos, ¿no? Decirse la verdad aunque esta sea incómoda. Pero también he estado en la situación de saber de una infidelidad y no tener la certeza de que la verdad pudiera ayudar en algo. De hecho, mientras las personas pongamos por delante en nuestras relaciones emocionales a la pareja sobre la amistad, menos garantías de sinceridad habrá en la amistad.

Decía Weil que cuanto más diferente sea mi amigo, más sacará de mí esa amistad. Quizás tenga razón, pero en un mundo tan tendente al infantilismo, tan hipersensible a la crítica cuando viene del ‘contrario’ no sé si la amistad entre diferentes se está convirtiendo en algo cada vez más quimérico.

Thelma and Louise in Arkansas, taking a selfie before they even existed —Image Ridley Scott, 'Thelma & Louise', 1991

" ["post_title"]=> string(107) "Quien tiene un amigo tiene un tesoroWhoever has a friend has a treasure" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "quien-tiene-un-amigo-tiene-un-tesoro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-23 00:13:23" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-22 22:13:23" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(32) "http://whatamagazine.com/?p=9555" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } }